Salud dental vs nutrición

Aunque para nosotros es algo que siempre hemos tenido claro, parece ser que para el grueso de la población no lo es. Hablamos del hecho contrastado de que una buena nutrición y alimentación, favorece una buena salud dental. Una alimentación equilibrada protege nuestra dentadura y la salud de nuestros dientes. A través de unos nutrientes, nuestras piezas dentales estarán más fuertes y en mejor estado. Pero no solo la dentadura, sino también las encías y la boca en general. En el artículo de hoy profundizaremos en esa estrecha relación que existe entre la salud dental y la nutrición.

La relación bidireccional entre salud dental y nutrición

Lo diremos claramente, tanto afecta la buena nutrición al estado de nuestra boca, como el estado de nuestra boca a nuestra alimentación. Pues tener una boca sana con piezas dentales en excelente condición nos permitirá comer cualquier tipo de alimento. Y a su vez, comer bien, variado y de manera equilibrada hará de nuestros dientes, un fortín inexpugnable. Obviamente, manteniendo la higiene necesario y el cepillado. Además, el buen masticado hará que la comida llegue a nuestro estómago de manera óptima, ayudando a una buena digestión. Por lo tanto, no es solo mantener una correcta higiene dental para tener los dientes bonitos, blancos y no tener que pagar por empastes y demás intervenciones. Sino que esta además nos ayuda a la salud general, puesto que repercute en casi todo lo demás. Nuestros dientes son más importantes de lo que creemos.

Bacterias y azúcar: Caries y enfermedad periodontal

Cada vez que comemos, bebemos un refresco o agua nuestra boca entra en contacto con numerosas bacterias y agentes que en conjunto forman la placa bacteriana. En ella, estas bacterias se ayudan del azúcar y otras sustancias que se encuentran en los alimentos para producir ácidos que atacan al esmalte. Las bacterias atacan de manera ininterrumpida al diente, por lo que son las causas de caries y otras dolencias que se pueden evitar con una correcta higiene y cepillado. También pueden ocurrir otras patologías como enfermedades periodontales, que afectan a las encías y, en definitiva, al tejido que sostiene los dientes.

Si bien es cierto que mantener una correcta y metódica higiene dental te ayuda a evitar problemas, también es una realidad que personas que consumen alimentos con alto contenido en azúcar, o dietas donde predomina este ingrediente, favorecen la aparición de caries. Sin importar la buena higiene que tengas. Por lo tanto, recomendamos evitar dietas altas en azúcar. Sobre todo, cuando se ingieren alimentos altos en azúcar entre comidas, como los típicos dulces o caramelos.

Alimentos beneficiosos y otros consejos

  • Alimentos como nueces, queso o verduras forman una capa protectora que ayuda a los dientes a neutralizar los ácidos de la placa bacteriana.
  • Reducir consumo de alimentos como pasas, miel, patatas fritas y dulces, que son pegajosos y fibrosos.
  • Caramelos, chicles y pastillas, siempre en versiones no azucaradas.
  • Las bebidas alcohólicas y los tés suelen tener alta concentración de azúcar.
  • Intentar evitar bebidas y refrescos gaseosos fuera de las comidas, ya que contienen ácido fosfórico, una gran amenaza para nuestra boca.
  • El consumo de frutas, verduras y pescado favorece nuestra salud bucodental.