La caries dental: Una afección demasiado común

Los dientes están formados en su capa más superficial por el esmalte, que protege los tejidos internos del diente de las agresiones externas. Aunque el esmalte dental es el tejido más duro de nuestro organismo, ello no impide que pueda deteriorarse o verse afectado. Si esto ocurre, es necesario tratarlo para evitar que se produzcan patologías dentales que deriven en complicaciones de mayor importancia, como por ejemplo la caries dental.

¿Qué es una caries dental?

Una de las principales causas de deterioro del esmalte dental, mas allá del desgaste producido por el propio uso o la edad, es la disminución del pH de la boca provocado por los ácidos que forman cuando la placa bacteriana entra en contacto con los azúcares de algunos alimentos fundamentalmente los carbohidratos). Cuando baja el pH de la boca, crea el ambiente propicio para que los ácidos puedan actuar, facilitando la destrucción de la superficie dentaria (esmalte) y la aparición de pequeños orificios o cavidades, comúnmente conocidos como caries

No todas las personas son propensas a la formación de caries Factores como la genética, la anatomía del diente o la composición de la saliva, entre otros elementos, son decisivos en la aparición de la caries. Esto explica que dos personas con idénticos hábitos de higiene bucodental y que sigan la misma dieta alimenticia, se puedan ver afectados de forma diferente por esta patología.

La formación de caries e produce a cualquier edad, aunque más frecuentemente en niños y adolescentes, ya que en este periodo se consume una mayor cantidad de alimentos con alto contenido en azucares denominados cariogénicos) y la higiene bucodental es, por lo general, más deficiente. También las personas ancianas presentan una especial predisposición a la caries.

Síntomas

Una mayor sensibilidad al frío y/o al calor, generalmente en el diente afectado, además de la presencia de molestias más o menos intensas, pueden ser síntomas de la presencia de caries. No obstante, hay que tener en cuenta que la caries puede no dar síntomas hasta fases muy avanzadas, una vez ha alcanzado un gran tamaño y profundidad. Por eso es muy importante que acuda puntualmente a sus visitas de revisión en nuestra consulta, ya que en ellas podremos diagnosticarlas en su fase inicial y tratarlas más fácilmente.

Tratamiento

El tratamiento más habitual para la caries es la obturación, también llamada “empaste” o “restauración de composite”. La obturación consiste en la eliminación de los tejidos dañados por la caries y el posterior rellenado de la cavidad resultante mediante un material que sustituye los tejidos duros que se han perdido por la caries y garantiza la protección de la dentina.

En la actualidad, los empastes gozan de una gran durabilidad y resistencia, aunque con el paso de los años pueden deteriorarse o fracturarse. También es común que, con el tiempo, se produzcan filtraciones alrededor de los empastes realizados. En uno y otro caso, se deberá eliminar el composite deteriorado, volver a limpiar la zona y realizar una nueva obturación.

¿Cómo prevenir la caries dental?

Dado que la caries está provocada por un conjunto de factores, debernos aplicar las siguientes medidas preventivas:

  • Cepillar y limpiar los espacios entre los dientes para eliminar las bacterias al menos dos veces al día.
  • Controlar el consumo de los alimentos potencialmente cariogénicos y ricos en azúcares, limitándolos a las principales comidas.
  • Utilizar dentífricos y enjuagues fluorados para proteger el esmalte dental y evitar la adhesión de los ácidos. Además del cepillado.
    tanto en niños como adultos es recomendable realizar fluorizaciones periodos en la clínica dental
  • Sustituir los chicles con azúcar por chicles con xilitol.
  • Acudir periódicamente a revisar en nuestra clínica su salud oral.
  • En algunos casos puede ser muy recomendable proteger la superficie dentaria oclusal de los premolares y molares con un sellado de las fosas y surcos en el diente.

La caries dental, una afección demasiado común..

Por desgracia, y pese al gran esfuerzo que las organizaciones a nivel global de salud hacen, junto con los doctores y clínicas dentales para concienciar sobre estas afecciones, la caries dental es demasiado común. Las prisas, las malas comidas, la falta de higiene o incluso el estrés favorecen que aparezcan estos problemas en nuestra boca. Y además, las caries no entienden de edad, tanto en niños como adultos, estas existen. El problema de este hecho es que las caries son el principio de problemas mayores como endodoncias o sensibilidades extremas en la dentadura. Aún así, desde Clínica Dental Eduardo López no dejamos de tratar de concienciar y educar con respecto a este problema.