La endodoncia

La endodoncia es el área de la Odontología que se ocupa del tratamiento de la pulpa del diente cuando esta se encuentra afectada por una infección o por un traumatismo grave que pone en peligro su preservación.

Las bacterias de la boca pueden lesionar la superficie del diente y penetrar en el esmalte, provocando lo que conocemos como caries dental. La caries dental diagnosticada y tratada en su fase inicial puede ser fácilmente solucionable. Cuando la caries no se trata y continua avanzando, llega a traspasar el esmalte y la dentina, llegando hasta la pulpa dentaria.

Además de la caries profunda, un diente roto, fracturado por traumatismo o incluso la enfermedad periodontal avanzada, pueden afectar al tejido pulpar provocando pérdida de vitalidad del diente en cuestión. Cuando esto ocurre, el diente en su conjunto se ve afectado, provocando dolor (debido a la inflamación causada por la infección y la posible aparición de flemones). La opción de tratamiento indicada en estos casos es la endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos radiculares.

¿En qué Consiste una endodoncia?

Aunque popularmente se ha extendido la referencia “matar el nervio” para referirse a la endodoncia, la realidad es que no se “mata” ningún diente sino que se desvitaliza para evitar su extracción y permitir conservarlo en la boca por más tiempo.

La endodoncia consiste en eliminar la infección del interior del diente, limpiando los canales y la cámara pulpar, y rellenándolos posteriormente con un material que sella dichos conductos e impide el paso de bacterias al interior de los mismos. Por último, se reconstruye el diente, mediante un empaste y, en algunos casos, mediante la posterior colocación de una funda o restauración cerámica. Pese a tratarse de un tratamiento en varias fases, por lo general, se realiza en una sola sesión; aunque hay ocasiones en las que la existencia de inflamación, infección o cuando el estado general del diente sea precario, puede ser necesario realizarlo en dos o más sesiones. Es posible también que, antes de realizar el tratamiento, el recetar algún antibiótico que ayude a reducir la infección.

Una vez terminada la endodoncia, puede seguir presente alguna molestia que, paulatinamente, se irá reduciendo. No obstante, debe consultarnos si la molestia persiste o se intensifica, a fin de que podamos evaluarlo.

Fases de la endodoncia

  1. Diagnóstico
  2. Limpieza y preparación del conducto radicular
  3. Obturación de los conductos
  4. Reconstrucción del diente
  5. Colocación de una funda dental

¿Es la endodoncia un tratamiento definitivo?

En el 90% de los casos en los que esta indicada, la endodoncia es exitosa si resuelve la patología que la hizo necesaria. Hay ocasiones en las que la propia morfología del diente (raíces demasiado curvadas y/o muy estrechas o existencia de canales calcificados) dificulta la limpieza total de la zona, pudiendo quedar restos de bacterias que prolonguen la infección. También la existencia de finas fisuras en la raíz, no apreciables en una radiografía, pueden dificultar su éxito. En esta situación, valoraremos si repetir la endodoncia o realizar un tratamiento quirúrgico puedan ser beneficiosos. De lo contrario, la mejor opción podría ser extraer el diente en cuestión y reponerlo mediante otros tratamientos con mejor pronóstico para estos casos.

Otras patologías bucodentales

Además de la periodontitis y la caries (enfermedades provocadas por la acción de las bacterias y que generalmente podemos prevenir con una higiene bucodental adecuada), la boca y sus diferentes partes pueden verse afectadas por otras patologías provocadas por distintas causas y que deben ser igualmente diagnosticadas y tratadas.

En esta sección recogemos algunas de las patologías bucales y afecciones más importantes o comunes que consideramos conveniente hacerle conocer. No se pretende hacer un repaso exhaustivo de todas las patologías que pueden darse en el aparato estomatognático (parte del cuerpo que incluye la boca y los maxilares, y abarca también parte del cráneo, cara y cuello)

Un control periódico y constante en el tiempo mediante sus revisiones de salud oral además de su colaboración en la interpretación de signos o síntomas que lo alerten, nos permitirá ayudarle a supervisar su buen estado de salud oral. Si alguna vez le diagnosticamos algunas de estas u otras patologías le informaremos de los tratamientos y soluciones terapéuticas disponibles.

Patologias bucodentales

Disfunción temporomandibular ATM

Se conoce como disfunción temporomandibular al dolor, rigidez muscular, o limitación de movimientos localizados en la zona de la articulación que une el cráneo a la mandíbula (cercana a los oídos y a las mejillas) Generalmente se intensifica cuando mordemos, bostezamos o abrimos mucho la boca, provocando incluso dolores de cabeza y/o marcos. En función del origen de la disfunción, el tratamiento podrá incluir fisioterapia de relajación, modificación de hábitos posturales, ajuste de la oclusión dental y/o cirugías articulares.

Sindrome de boca seca

Se denomina así a la sensación permanente de sequedad en la boca asociada a una falta de salivación, que e resuelve mediante la ingesta de líquidos Algunos medicamentos, así como ciertas enfermedades pueden producir descensos en los niveles de salivación. Sin los efectos higiénicos y protectores de la saliva, las personas que padecen el “síndrome de boca seca” son más propensas a padecer caries u otras infecciones orales, por lo que es recomendable incrementar la frecuencia de las revisiones periódicas para detectarlas y tratarlas a tiempo.

Herpes labial

Es Causada por un virus contagio llamado herpes simple. Coloquialmente llamado “calenturas suele aparecer en forma de úlceras dolorosas en los labios, mentón o mejillas. Si le aparecen, le recetamos pomadas medicamentos que puedan controlar las infecciones bacterianas secundarias o que palien el dolor hasta que desaparezcan.

herpes labial

Candidiasis oral

Consiste en la infección producida por la cándida, un hongo que aprovecha la bajada de defensas en una persona para multiplicarse y causar infección. En ocasiones puede extenderse de la boca hacia el esófago generando dolor al tragar, rojeces, picor y/o malestar. El uso de prótesis removibles resina y enfermedades crónicas como la diabetes favorecen la aparición de esta infección. Una vez diagnosticado, le recetaremos antimicóticos y medicamentos para controlar su eliminación

Bruxismo

El bruxismo es el hábito de apretar y rechinar los dientes, generalmente de forma inconsciente. Normalmente sucede por las noches y acelera el desgaste normal de los dientes. El nivel de estrés, la maloclusión o la dieta son algunos de los factores causales. El tratamiento puede abarcar diferentes acciones tales como el control de los niveles de estrés, la corrección de la maloclusión y/o la colocación de una férula de relajación posicionada entre los dientes para evitar el daño articular y/o dental.

bruxismo

Aftas

También Llamadas llagas, son úlceras bucales de color blanco o amarillo que aparecen en las mucosas de la boca y que suelen generar dolor o molestar en el paciente. El estrés, las infecciones virales, la falta de vitaminas y los cambios hormonales pueden ser causantes de su aparición. En ocasiones la adaptación de una prótesis dental puede causar aftas durante la fase de tratamiento y rehabilitación odontológica. Suelen tardar entre una y tres semanas en desaparecer, tiempo durante el cual le podremos
recetar colutorios específicos para paliar las molestias y evitar infecciones secundarias.

Halitosis

La halitosis, popularmente conocida como “mal aliento”, es un problema que incomoda a quienes la sufren fundamentalmente por los efectos negativos que tiene en las relaciones sociales y/o afectivas. En la mayoría de los casos, el mal olor del aliento esta provocado por la acumulación excesiva de bacterias en el aparato digestivo principalmente en la boca como consecuencia de una deficiente higiene bucodental. La enfermedad periodontal, las infecciones de garganta, los trastornos alimenticios, el alcohol o el tabaco puede también producir mal aliento. El tratamiento habitual suele incluir mejoras en las pautas de higiene bucodental, eliminar o reducir los hábitos de salud nocivos y/o descartar cualquier otra patología sistémica no controlada.

Cáncer oral

El término “cáncer oral” abarca aquellas tumoraciones malignas susceptibles de producir en la boca o garganta. Cualquier persona es susceptible de padecer, si bien son grupos de mayor riesgo aquellas personas con antecedentes de cáncer, fumadoras y consumidoras de alcohol. Es importante prestar también atención a las exposiciones masivas a la radiación solar. El tratamiento suele incluir radioterapia, quimioterapia y/o intervenciones quirúrgicas. La clínica odontológica no es el lugar capacitado para estos tratamientos, pero sí es un centro sanitario donde, en ocasiones, y con la colaboración del paciente, es posible realizar un diagnóstico precoz y, por tanto, mejorar las expectativas de tratamiento.

 

La enfermedad periodontal: gingivitis y periodontitis

Cuando hablamos de enfermedad periodontal” nos referimos a aquellas afecciones del periodonto, que es el conjunto de tejidos y fibras que envuelven el diente, sujetándolo y protegiendolo. Está formado por las encías, el ligamento periodontal, el cemento radicular y el hueso alveolar.

Las encías son los tejidos que recubren las arcadas de los maxilares, rodeando el cuello del diente y uniéndose a él mediante un epitelio que actúa de sellador. Constituyen la parte visible del periodonto. Al igual que los dientes, las encías se hayan expuestas a enfermedades. Cuando estos tejidos se inflaman y/o infectan, se alteran, permitiendo el paso de las bacterias al interior del periodonto, lo que supone una amenaza para la estabilidad de los dientes, y puede llegar a causar su pérdida.

La gingivitis

El principal enemigo de nuestras encías es la placa bacteriana o “biofilm”. Se trata de una fina capa de bacterias que se forma en la superficie de los dientes y que, sin una correcta higiene bucodental, se calcifica formando sarro o cálculo en la superficie del diente e incluso debajo de la encía La presencia de placa y cálculo puede dañar el esmalte y provocar una inflamación de las encías. Esta inflamación es lo que se conoce como gingivitis y es el primer estadio de la enfermedad periodontal.

Síntomas

El principal síntoma de la gingivitis es el sangrado de encías, como consecuencia de su inflamación y enrojecimiento. Ninguna de estas señales suele generar molestias, por lo que pueden pasar desapercibidas para el paciente, sobre todo en casos de personas fumadoras, ya que el tabaco puede enmascararlas. Por este motivo son tan importantes las revisiones periódicas a nuestra consulta.

Tratamiento

Habitualmente, la realización de una limpieza bucodental profesional (tartrectomía) para eliminar los depósitos calcificados y el seguimiento de una adecuada higiene oral, en línea con las instrucciones proporcionadas por nuestro equipo clínico, son suficientes para revertir la gingivitis y evitar que evolucione hacia el siguiente estadio de la enfermedad, la “periodontitis”, que cursa con pérdidas óseas y cuyas secuelas pueden ser irreversibles.

La periodontitis

La periodontitis, piorrea o enfermedad periodontal es una enfermedad bacteriana que provoca inflamación de las encías y la pérdida progresiva del soporte óseo de los dientes. Sin el tratamiento adecuado, puede acabar con la vida de los dientes, que pueden llegar a caerse. Los síntomas más apreciables por el paciente son los mismos que en la gingivitis enrojecimiento y sangrado gingival). En estadios más avanzados pueden aparecer otros síntomas, como movilidad y/o desplazamiento de los dientes, retracción de las encía, alargamiento dentario y halitosis o mal aliento.

Algunas formas de la enfermedad se presentan en pacientes jóvenes o sólo en algunas localizaciones, por lo que es necesaria una exploración exhaustiva para valorar el grado de afectación y el tratamiento necesario. La destrucción que provoca la periodontitis en encía y hueso es irreversible en la mayoría de los casos, por lo que un diagnóstico y tratamiento precoz será la mejor forma de preservar los dientes y evitar secuelas.

Síntomas

Al igual que en la gingivitis, el único síntoma inicial de la periodontitis es el sangrado de las encías y su enrojecimiento e inflamación. A medida que la enfermedad avanza, pueden aparecer otros síntomas como la movilidad yo desplazamiento de los dientes, la retracción gingival y el alargamiento de los dientes, la aparición de sensibilidad al frió o la halitosis.

Tratamiento

El tratamiento está encaminado a eliminar los depósitos de cálculo que forman sobre el diente y por debajo de las encías. Habitualmente se re mediante sesiones de limpieza profunda, llamadas raspados y alisados radiculares, aunque en estadias más avanzados puede ser necesario realizar un acceso quirúrgico para permitir un mejor acceso y posterior curación o incluso plantear la realización de tratamientos regenerativos que permitan mejorar el pronostico de uno o varios dientes. En todos los casos el mantenimiento de una adecuada higiene oral por parte del paciente y el seguimiento de un programa personalizado de mantenimiento serán fundamentales para detener o ralentizar la progresión de la enfermedad

Factores de riesgo que pueden afectar a la salud de las encías

  • Higiene bucodental deficiente
  • Dientes apiñados, torcidos o mal alineados que dificultan la limpieza de los espacios interdentales
  • Predisposición genética a padecer enfermedad periodontal.
  • Fumar
  • Diabetes descontrolada.
  • Algunos medicamentos o tratamientos como esteroides, antiepilépticos,
    quimioterapia,bloqueadores de los canales del calcio o anticonceptivos.

La caries dental: Una afección demasiado común

Los dientes están formados en su capa más superficial por el esmalte, que protege los tejidos internos del diente de las agresiones externas. Aunque el esmalte dental es el tejido más duro de nuestro organismo, ello no impide que pueda deteriorarse o verse afectado. Si esto ocurre, es necesario tratarlo para evitar que se produzcan patologías dentales que deriven en complicaciones de mayor importancia, como por ejemplo la caries dental.

¿Qué es una caries dental?

Una de las principales causas de deterioro del esmalte dental, mas allá del desgaste producido por el propio uso o la edad, es la disminución del pH de la boca provocado por los ácidos que forman cuando la placa bacteriana entra en contacto con los azúcares de algunos alimentos fundamentalmente los carbohidratos). Cuando baja el pH de la boca, crea el ambiente propicio para que los ácidos puedan actuar, facilitando la destrucción de la superficie dentaria (esmalte) y la aparición de pequeños orificios o cavidades, comúnmente conocidos como caries

No todas las personas son propensas a la formación de caries Factores como la genética, la anatomía del diente o la composición de la saliva, entre otros elementos, son decisivos en la aparición de la caries. Esto explica que dos personas con idénticos hábitos de higiene bucodental y que sigan la misma dieta alimenticia, se puedan ver afectados de forma diferente por esta patología.

La formación de caries e produce a cualquier edad, aunque más frecuentemente en niños y adolescentes, ya que en este periodo se consume una mayor cantidad de alimentos con alto contenido en azucares denominados cariogénicos) y la higiene bucodental es, por lo general, más deficiente. También las personas ancianas presentan una especial predisposición a la caries.

Síntomas

Una mayor sensibilidad al frío y/o al calor, generalmente en el diente afectado, además de la presencia de molestias más o menos intensas, pueden ser síntomas de la presencia de caries. No obstante, hay que tener en cuenta que la caries puede no dar síntomas hasta fases muy avanzadas, una vez ha alcanzado un gran tamaño y profundidad. Por eso es muy importante que acuda puntualmente a sus visitas de revisión en nuestra consulta, ya que en ellas podremos diagnosticarlas en su fase inicial y tratarlas más fácilmente.

Tratamiento

El tratamiento más habitual para la caries es la obturación, también llamada “empaste” o “restauración de composite”. La obturación consiste en la eliminación de los tejidos dañados por la caries y el posterior rellenado de la cavidad resultante mediante un material que sustituye los tejidos duros que se han perdido por la caries y garantiza la protección de la dentina.

En la actualidad, los empastes gozan de una gran durabilidad y resistencia, aunque con el paso de los años pueden deteriorarse o fracturarse. También es común que, con el tiempo, se produzcan filtraciones alrededor de los empastes realizados. En uno y otro caso, se deberá eliminar el composite deteriorado, volver a limpiar la zona y realizar una nueva obturación.

¿Cómo prevenir la caries dental?

Dado que la caries está provocada por un conjunto de factores, debernos aplicar las siguientes medidas preventivas:

  • Cepillar y limpiar los espacios entre los dientes para eliminar las bacterias al menos dos veces al día.
  • Controlar el consumo de los alimentos potencialmente cariogénicos y ricos en azúcares, limitándolos a las principales comidas.
  • Utilizar dentífricos y enjuagues fluorados para proteger el esmalte dental y evitar la adhesión de los ácidos. Además del cepillado.
    tanto en niños como adultos es recomendable realizar fluorizaciones periodos en la clínica dental
  • Sustituir los chicles con azúcar por chicles con xilitol.
  • Acudir periódicamente a revisar en nuestra clínica su salud oral.
  • En algunos casos puede ser muy recomendable proteger la superficie dentaria oclusal de los premolares y molares con un sellado de las fosas y surcos en el diente.

La caries dental, una afección demasiado común..

Por desgracia, y pese al gran esfuerzo que las organizaciones a nivel global de salud hacen, junto con los doctores y clínicas dentales para concienciar sobre estas afecciones, la caries dental es demasiado común. Las prisas, las malas comidas, la falta de higiene o incluso el estrés favorecen que aparezcan estos problemas en nuestra boca. Y además, las caries no entienden de edad, tanto en niños como adultos, estas existen. El problema de este hecho es que las caries son el principio de problemas mayores como endodoncias o sensibilidades extremas en la dentadura. Aún así, desde Clínica Dental Eduardo López no dejamos de tratar de concienciar y educar con respecto a este problema.

La prevención y la higiene bucodental

Tanto los dientes como el resto de estructuras presentes en la boca están formados por células vivas. La acción de agentes externos, como infecciones o traumatismos, puede hacer que enfermen y/o se deterioren los tejidos que forman y dan soporte al diente.

No sólo los dientes naturales necesitan ser revisados periódicamente. Los pacientes que estén usando cualquier tipo de prótesis dental deben someterse también a revisiones con el fin de evitar recisiones gingivales, roces y molestias que pueden desembocar en problemas mayores.

Si prestamos atención a la salud de nuestra boca y la cuidamos como debemos, podremos prevenir la aparición de ciertas enfermedades, o detectarles en sus fases más tempranas, lo que nos permitirá curarlas de manera más efectiva, garantizando una dentadura sana y fuerte.

Cómo mantener una correcta higiene bucodental 

Las principales afecciones como las caries o la gingivitis son enfermedades cuyo origen reside en la acumulación de bacterias en la superficie de encías y dientes. Estas se agrupan formando una película que se conoce como placa bacteriana, la cual si no es eliminada correctamente llega a formar el famoso sarro. Por lo tanto, debemos eliminar todos estos restos de placa mediante un cepillado dental después de cada comida y empleando el hilo dental.

Además, se debe acudir de periódicamente a la consulta del dentista para realizar limpiezas dentales específicas, como las tartrectomías, para eliminar estos restos de comida de nuestras encías.

A continuación os mostramos las prácticas de higiene bucodental recomendadas:

Cepillado

Imprescindible cepillar nuestros dientes después de cada comida, incluyendo la lengua. Importante también reemplazar nuestro cepillo de dientes cada trimestre, o incluso antes si vemos que se encuentra deteriorado. Con respecto a la pasta dentífrica, recomendamos usar una cuyo sabor sea agradable y esté correctamente fluorado. El flúor nos ayuda a remineralizar el esmalte y a protegerlo de la erosión de ácidos bacterianos.

Seda dental 

Entre los dientes existen huecos a los que es imposible llegar con nuestro cepillo, y en estos se quedan acumulados restos de comida y placa bacteriana. El hilo dental es la mejor solución ante este problema. Con usarlo una vez al día deberíamos ir sobrados, pero recomendamos precaución al usarlo ya que podemos hacernos daño en las encías. Suavidad y precisión.

Colutorios o enjuagues bucales 

Estas son soluciones orales creadas para complementar la higiene bucodental, pero nunca para suplir el cepillado o la seda dental. Es simplemente un paso más en la limpieza de nuestra boca. Existe una amplia variedad de enjuagues bucales.

Limpieza dental profesional 

Se conoce como tartrectomía y se realiza por un higienista u odontólogo profesional. Su principal objetivo es eliminar el sarro y la placa bacteriana acumulada entre las encías y los dientes. Los pacientes que tengan algún tipo de patología relacionada con la enfermedad periodontal precisa de un tratamiento especial para la limpieza.

Blanqueamiento dental: Origen, beneficios y contraindicaciones

Con el paso del tiempo, la ingesta de comidas y otra serie de factores (mala higiene, golpes, tabaco..), el color blanco de nuestra dentadura se va perdiendo conforme avanzan los años. Este hecho no es algo que determine el estado de salud de los mismos, sino que con su uso, el esmalte y otra serie de partes del diente van oscureciéndose. Es un proceso natural que rara vez se puede evitar, pero que si que puede tratarse. El blanqueamiento dental profesional es una solución real y asequible para todos aquellos que deseen tener una sonrisa más blanca y brillante. Por eso hoy venimos a hablar en profundidad sobre blanqueamiento dental, cual es su origen, las ventajas que tiene y algunas contraindicaciones. Comenzamos.

Origen del blanqueamiento dental

Se dice que fue en el año 1989 en Norteamérica, cuando los doctores Haywood y Heymann encontraron una solución real al problema de la pérdida de blancura en los dientes. Hasta este momento, muchos lo habían intentado sin éxito, pero es a finales de la década de los 80 cuando se obtuvieron resultados reales y aceptables para el propósito en el que se trabajaba. Básicamente, este primer blanqueamiento dental aceptado mundialmente se basaba en la aplicación de geles de peróxido de carbamida.

A partir de este descubrimiento, las técnicas de blanqueamiento dental han ido mejorando de manera progresiva hasta el día de hoy, donde además de geles, también empleamos otros elementos como lámparas blanqueadoras y demás métodos que ofrecen rápidos y excelentes resultados. Una alimentación correcta y no fumar, junto con la aplicación de determinados tratamientos o el uso de pastas dentífricas que incluyan sustancias beneficiosas para el cometido en cuestión pueden ayudar, pero el blanqueamiento dental como tal siempre se ha considerado como algo profesional.

Tipos de blanqueamiento dental

  • Blanqueamiento por fotoactivación: Método inferior a una hora de duración con el que vemos resultados inmediatos. Combina aplicación de geles con la activación por luz led.
  • Blanqueamiento en casa: Se emplean unas férulas de plástico sobre las que se aplica el gel blanqueador y se las colocará según indique el odontólogo experto en este tipo de tratamientos.
  • Blanqueamiento mixto: Combina los dos tipos anteriores. Básicamente se enfoca en reforzar el tratamiento en casa con sesiones esporádicas de fotoactivación.
  • Blanqueamiento interno: Enfocado a pacientes que tienen piezas dentales a las que no les llega el riego sanguíneo por diferentes motivos. Se debe realizar en la clínica y es totalmente indoloro.

Beneficios del blanqueamiento dental profesional

Las ventajas y repercusiones positivas que tiene el blanqueamiento dental son mayormente estéticas. Pero no hay que menospreciar nuestro aspecto ya que de este dependen, por ejemplo, nuestro autoestima o nuestro estado de ánimo. Ya no digamos la importancia que tiene el aspecto en profesiones de cara al público o de moda.

  • Mejora tu sonrisa: Una dentadura blanca siempre hará destacar más tu sonrisa. Por muy bonita que tengas la dentadura, si esta no luce blanca y brillante no llamará la atención como debería.
  • Mejora el autoestima: No tener complejos a la hora de sonreír nos hará tener un mejor humor, transmitiendo buenas sensaciones a las personas que nos rodean y contagiando el buen ánimo en los demás.
  • No es doloroso, no es caro y es rápido: El blanqueamiento dental es una técnica totalmente indolora que cualquier paciente puede recibir. Además, el precio no es para nada algo fuera de lo común y es asequible para cualquier bolsillo y lo mejor de todo, que los resultados aparecen rápido.

Recomendaciones y contraindicaciones

Como todo en esta vida, el exceso o el mal asesoramiento puede tener repercusiones negativas en la salud de nuestros dientes. Es importante no obsesionarse con tener unos dientes excesivamente blancos, pues el sobretratamiento de blanqueamiento dental puede dañar el esmalte de los dientes. También, existen situaciones en las que los dientes no pueden alcanzar el tono deseado, debiendo realizar otro tipo de tratamientos como el de las carillas de porcelana. Otro apunte sobre los efectos secundarios del blanqueamiento dental (si se abusa del mismo), es que puede aparecer hipersensibilidad en las piezas dentales. Eso sí, es algo temporal que debe desaparecer tras la realización del tratamiento.

Descubre como trabajamos el blanqueamiento dental en Clínica Dental Eduardo López

Beneficios de ir al dentista periódicamente

El dentista, tu mejor aliado

La salud bucodental es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en la salud general de una persona. Más allá de que la boca y los dientes los usamos a diario para ingerir alimentos, beber, hablar y demás.. La salud de nuestra boca puede afectar negativamente al resto de nuestro organismo si no la cuidamos. Desde problemas intestinales hasta infecciones y todo tipo de dolencias. Por ello es importante recalcar que la salud bucodental no debe tomarse nunca a la ligera, y hoy en día tenemos muchísima suerte de contar con grandes avances y métodos en este ámbito. Los cuales nos permiten detectar cualquier problema y darle solución.

Tu dentista de confianza: la mejor solución

Sabemos de buena mano que ir al dentista a veces no es plato de buen gusto, ya que estamos visitando a un especialista que trata una parte muy sensible de nuestro cuerpo: la boca. Y aunque la mayoría de las intervenciones y tratamientos que realizamos no son para nada super dolorosos ni complicados, la realidad es que el hecho de ir al dentista no le gusta a mucha gente. Y además genera incluso ansiedad y nervios, puesto que tampoco es una disciplina cuyo conocimiento esté muy extendido entre la sociedad. Lo que quiere decir que cuando acudimos al dentista, vamos realmente con una gran inseguridad, pues no sabemos nada de salud bucondental. Desconocemos si tenemos algo grave o no, esa incertidumbre nos genera una especie de miedo que no nos ayuda.

Pero todo en esta vida tiene solución, y en este caso nosotros la sabemos. Tener un dentista de confianza ayuda muchísimo a la hora de desterrar inseguridades y miedos. Pues acudir a un profesional de la salud dental que nos conozca, que nos aconseje y que nos ayude a ver los tratamientos de manera cercana y normalizada hará de ir al dentista algo habitual y rutinario. Además, el hecho de conocer a los doctores de la clínica, entablar una relación de afecto y demás hará que te sientas como en casa. No es lo mismo ir a un dentista que no conoces que al de toda la vida, que se ha ganado tu confianza y con el que te sientes cómodo.

Beneficios de ir al dentista de manera periódica

  • Asegurar que tu salud bucodental es la correcta ayudará a evitar problemas gastrointestinales o de estómago. Mantener unos dientes sanos garantizarán mejores digestiones y por ende, mejor salud estomacal.
  • Afectará positivamente al resto del cuerpo. La existencia de caries u otras enfermedades en la boca, por ejemplo en las encías, favorecen que los microbios accedan al organismo. Por lo tanto detectar estas patologías a tiempo y tratarlas evitará problemas de salud generales.
  • Obviamente, tus piezas dentales estarán en mejor estado y durarán mucho más.
  • 7 de cada 10 niños de hasta 5 años tienen caries. Si para un adulto puede resultar difícil acudir al dentista, pensad en un niño pequeño. Molesto y doloroso.
  • Si eres diabético tendrás bien atada la enfermedad periodontal. Pues exite una relación directa entre esta última y la diabetes. Las patologías periodontales actúan más rápido en personas que tienen diagnosticada la diabetes tipo 2, por lo que se debe ir al dentista de manera regular. 
  • Amigo de tu bolsillo. Ir a las revisiones anuales o semestrales te evitará problemas mayores en cuanto a salud, que obviamente requieren un desembolso económico mayor.

 

¿Qué cepillo de dientes es mejor para ti?

Seguramente te lo has preguntado alguna vez, sobre todo en ese momento en el que estás a punto de comprar uno nuevo y miras indeciso la miríada de alternativas en la estantería de la tienda. Aunque con ambos tipos de producto se puede hacer un cepillado dental eficaz siguiendo ciertas recomendaciones básicas, “determinados cepillos eléctricos son mejores que los cepillos manuales”

Cepillo de dientes eléctrico

1 · Si bien la técnica de utilización es más sencilla, el cepillo hace prácticamente todo el trabajo.

2 · Tienden a ser más agresivos con las encías, aunque algunos nos indican si estamos haciendo mucha presión.

3 · Están recomendados para personas con dificultad de movimiento en las muñecas, artríticos, etc.

4 · Tienen distintas velocidades, que permiten elegir la más adecuada para cada zona de la boca.

Cepillo de dientes manual

1 · Al contrario de lo que se suele creer, cuanto más suaves suelen proporcionar un cepillado dental más eficaz.

2 · Hemos de escoger un cepillo con distintos niveles (posiciones) en las fibras y, preferiblemente, con cabezal móvil. Eso permitirá que alcancemos distintas zonas y tratemos mejor nuestras encías.

3 · Deben tener raspador para limpiar la lengua. Ésta es una zona cuya limpieza descuidamos con frecuencia. Es un error a corregir.

4 · Son más baratos y manejables que los cepillos de dientes eléctricos. Si solemos cepillarnos fuera de casa son los más práctico.

5 · Ejercen menos presión sobre dientes y encías.

Ahora.. ¡tu eliges!

Recomendaciones para proteger tus dientes en Verano

Estamos a finales de Junio y ya huele a vacaciones, playita, heladito.. El verano ya está aquí, y con el todos los placeres que conlleva esta época tan buen del año. Nos encontramos ante una situación de comodidad y disfrute en la que puede que descuidemos un poquito nuestra salud bucodental. Por ello escribimos este artículo, para recordadores que en el verano también hay que estar pendiente de tus diente. Así que te damos una serie de consejos y recomendaciones para que la salud de tu dentadura permanezca intacta, sin renunciar a nada.

De viaje siempre con el cepillo de dientes

Ya sabes, el cepillo de dientes es de las primeras cosas que debes meter en la maleta. Además no tienes excusa: pequeñito, cómodo y no pesa nada. En verano los almuerzos, cenas, y desayunos casi que se mezclan o empalman unos con otros y estas situaciones pueden provocar que no te laves los dientes por falta de tiempo o por pereza. Estamos menos en el hogar por lo que también resulta más incómodo cepillarse los dientes. Por ello, tener una solución fácil y accesible con tu cepillo siempre a mano será la mejor solución.

Si no sacas tiempo.. ¡Chicles sin azúcar!

Una solución eficaz al problema que antes comentamos. Si los compromisos se acumulan y no logras sacar tiempo, un buen chicle de fresa (o del sabor que quieras) sin azúcar te dará un buen repaso en la boca. El chicle limpiará parcialmente tu dentadura, llegando también a algunos lugares profundos a través del masticado. Eso sí, el chicle es una ayuda o recurso, pero nunca una solución permanente. Y por supuesto, ni mucho menos un sustitutivo del cepillo de dientes.

Beber mucha agua

Una correcta hidratación es muy importante para el organismo en general y para la salud bucodental en particular. Por lo que te recordamos que en estos meses debes beber mucha agua. Esto nos ayudará a mantener refrescados los tejidos de las encías, así como mantendrá la producción de saliva en condiciones óptimas. 

Come fruta

Si durante todo el año la ingesta de fruta es fundamental, en estos meses de verano tenemos además algunas frutas de temporada que están riquísimas. Las frutas sabrosas y refrescantes además de los beneficios nutricionales, contienen gran cantidad de agua y también ayuda a limpiar los dientes y no dejan tantos residuos como otros alimentos.

Bañarte en exceso no es bueno

Sobre todo en las piscinas. Sustancias como el cloro contienen productos químicos que pueden afectar negativamente a nuestros dientes. Bucear, en este caso, en exceso no es bueno para tus dientes. Recomendamos lavarte los dientes tras los baños en piscina. Por otro lado, el agua de mar sí que es saludable puesto que la sal que contiene puede ayudar a eliminar bacterias de tu boca. Enjuagarte la boca con agua de mar es positivo.

Cuida tus labios

Hablando de la salud bucal, nuestros labios también son parte importante. Es primordial que durante el verano cuides tus labios, pues si no lo haces podrán salirte heridas y herpes labiales que no son nada fáciles de quitar. Recientemente hablamos sobre el herpes labial en nuestro blog, échale un vistazo al artículo para ampliar más sobre esta dolencia.

Consecuencias del estrés en la salud de nuestros dientes

Por desgracia, en la actualidad resulta realmente complicado encontrar alguna persona que no haya sufrido de estrés. Ya no hablamos de ataques puntuales graves, depresión u otras dolencias o enfermedades de gran importancia. Sino de una presión continua, un estrés acompañado de una ansiedad por tener poco tiempo para hacer todas las tareas del día a día. Algo que provoca un estado de nerviosismo y tensión que, aunque no lo parezca, afecta de manera negativa a la salud de nuestros dientes.

¿Cómo afecta el estrés a nuestros dientes?

El estrés no solo tiene consecuencias mentales sino también físicas. Nuestro cuerpo no reacciona igual ante situaciones de tensión continuadas en el tiempo. Y como ya hemos mencionado antes, una de las zonas que más sufre es la boca. Sin olvidarnos de que normalmente, en situaciones de presión y descontrol, se tiende a descuidar la higiene bucal. Todo junto, acentúa la probabilidad de tener problemas en la dentadura.

En este artículo os vamos a puntualizar las patologías dentales que suelen aparecer en individuos con un alto nivel de estrés, explicando además el por qué.

  • Sequedad bucal y caries: El pH de la saliva se acentúa con el aumento del estrés, debido a digestiones más pesadas provocadas por el nerviosismo. La acidez del pH afecta al esmalte y disminuye la cantidad de saliva.
  • Aftas y herpes: Las defensas de nuestro cuerpo están débiles por lo que infecciones y bacterias no dudan en aprovechar su momento para atacar nuestra salud. Los herpes labiales suelen ser muy habituales en estas circunstancias.
  • Bruxismo: El sueño también suele verse afectado lo que quiere decir que el descanso no es del todo bueno. Y que además, provoque un estado de tensión que perdure incluso cuando dormimos. ¿Qué quiere decir esto? Que nuestra boca apriete los dientes, mueva la dentadura y esta ‘rechine’ y afecte de manera negativa a nuestros dientes.
  • Gingivitis:  La producción de la hormona cortisol aumenta por encima de lo normal. Y aunque su función es anti inflamadora, en el caso de las encías, afecta de manera contraria. Favoreciendo la inflamación de las mismas. 
  • Periodontitis: La periodontitis también da la cara cuando el cortisol muestra valores por encima de la media. Una inflamación prolongada atrofia el tejido y lo destruye, afectando obviamente al anclaje de piezas y a la salud de las encías. 

Implantes de Zirconio, una nueva solución

Hoy en día es cada vez más común el uso de material visiblemente estéticos para problemas dentales. El uso del titanio, aunque efectivo, siempre ha sido mejorable. Este metal ha sido reemplazado poco a poco por materiales que cumplen con la premisa inicial que acabamos de contar. Hablamos de materiales cerámicos o del cada vez más de moda Zirconio. Su aparición en el sector dental ha supuesto un punto de inflexión importante en el gremio. Su funcionalidad casa con una imagen que roza la excelencia. Los implantes de Zirconio son el presente de la rehabilitación dental.

Los implantes de Zirconio y sus verdaderas ventajas

Tradicionalmente la técnica de implantología se ha trabajado con Titanio, realizándose hoy día muchos implantes con este material. Su resistencia a la corrosión y sus propiedades resistentes y ligeras hacen de el un material imprescindible. Pese a todo esto, no es la única opción y como estamos hablando en este artículo, el Zirconio se abre paso con razones de peso.

Los implantes de Zirconio son los perfectos sucesores de los implantes de Titanio. Ambos materiales gozan de características similares, favoreciendo la biocompatibilidad. Además, el Zirconio está considerado como un metal-cerámico (no sin polémica) por lo que ayuda a prevenir reacciones alérgicas. Al parecer, nuestro organismo acepta mucho mejor los implantes de Zirconio que los de Titanio. Aunque todos los beneficios de su uso se saben desde hace años, existía un problema. Y es que el Zirconio era tan liso que no favorecía la osteointegración perfecta. En la actualidad y con los procedimientos que se usan, su superficie es ahora rugosa, corrigiéndose así el impedimento.

Las prótesis de Zirconio han resuelto también graves problemas estéticos. Estos implantes brindan una mayor naturalidad a una dentadura tratada. Esto se puede ver mayormente en la corona o carilla del diente, la cual presenta un color y una translucidez similar a la de un diente natural. Si estética y funcionalidad van de la mano, no existe ahora una mejor opción.

Por resumir algunas de las ventajas que tiene el Zirconio con respecto al Titanio:

  • Inserción más sencilla
  • Mejorar de la estética (color similar al diente natural)
  • Mayor resistencia
  • No es un metal
  • Las bacterias se adhieren menos

Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo. Visita nuestro Blog dental para leer más artículos del sector.

 

Clínica Eduardo López Magazine ya está en nuestra consulta

Llega a nuestra casa Clínica Dental Eduardo López Magazine. Se trata de una revista gratuita que ya puedes encontrar en nuestra consulta de forma trimestral y que ponemos a vuestra disposición con toda la ilusión del mundo. En ella encontrarás noticias de actualidad, salud, informaciones sobre nuestra clínica y por supuesto actualidad odontológica.

En este primer número, podéis conocer en profundidad al doctor Eduardo López que nos ilustra sobre la cirugía guiada 3D desarrollada en nuestra clínica dental. Este sistema utiliza un novedoso software de planificación que ofrece al dentista información tridimensional sobre la anatomía de la boca del paciente: la anchura y densidad del maxilar hasta la ubicación exacta de los nervios y raíces de los dientes adyacentes.

Este software permite al dentista realizar cirugías precisas y predecibles, y hasta es capaz de mostrarnos el aspecto que tendrán los dientes incluso antes de comenzar el tratamiento. Se convierte en la mejor herramienta de diagnóstico y planificación de implantes dentales que existe. Sus beneficios son importantes tanto para el paciente como para el dentista:

  • Seguridad, precisión y predictibilidad de los resultados.
  • Tratamiento poco invasivo que permite colocar los implantes dentales a través de la encía, sin necesidad de abrirla ni dar puntos de sutura.
  • Post operatorio rápido e indoloro.
  • Colocación de dientes inmediatos y fijos a los implantes dentales desde el primer día.
  • Vuelta a la vida cotidiana de forma inmediata.
  • El mejor tratamiento para los pacientes con poca cantidad de hueso por la precisión en la planificación de los implantes en el lugar correcto, donde haya mayor cantidad de hueso.

En este primer ejemplar, también encontraréis una serie de consejos que debéis tener en cuenta a la hora de elegir a vuestro dentista. Ya sabéis que con “la salud no se juega” y es muy importante asegurarse de que vuestro dentista cumple con todos los requisitos.

Os recordamos que muchos de los problemas de salud empiezan en nuestra boca si no le prestamos la atención que se merece. Cuidarla es nuestro objetivo y lograr tu satisfacción, nuestra mayor recompensa.

Eduardo Lopez Revista Eduardo Lopez Revista 001