¿Cuántas bacterias viven en nuestra boca?

Los expertos aseguran que existen unos 100 millones de bacterias por cada mm de saliva en nuestra boca ¿Una barbaridad verdad? Sin embargo, aunque tengamos siempre una concepción negativa de estas, las bacterias también son beneficiosas. Aunque normalmente si no las controlamos correctamente, pueden derivar en enfermedades bucodentales que debemos tratar lo más pronto posible. La boca es el lugar de desarrollo ideal para este tipo de bacterias perjudiciales.

¿Cómo sucede esto? La flora bacteriana oral se va formando poco a poco con el paso de los años. Ya cuando somos un feto en el cuerpo de nuestra madre, la boca comienza a formarse como es lógico. Y evidentemente, tenemos una boca estéril que deja de serlo cuando nacemos y empiezan a aparecer los primeros dientes. El ambiente húmedo y cálido en un espacio que tiene innumerables recovecos y superficies resulta ideal para las bacterias.

Principales problemas de salud dental provocados por bacterias

Es importante subrayar que en nuestro organismo existen muchísimas bacterias que tienen funciones positivas y beneficiosas para nuestro cuerpo. Sin embargo, hay otras muchas que realizan todo lo contrario. Pero si no las controlamos, pueden llegarnos a provocar las siguientes patologías en nuestra boca:

  • Periodontitis: Consiste en una inflamación de las encías con pérdida del hueso que rodea al diente. Este sucede a consecuencia de la placa bacteriana formada sobre la superficie dura del diente y en la parte de la encía donde se encuentra el diente. Todas las rugosidades y recovecos del esmalte dental favorecen que las bacterias se adhieran al fondo, impidiendo que la saliva los alcance o los elimine.
  • Caries: Básicamente, las bacterias transforman el azúcar y almidón en un ácido que destruye el esmalte del tiene y crean orificios que llegan hasta la pulpa dental.
  • Mal aliento: Hay otro tipo de bacterias que favorecen la halitosis o mal aliento. Esto es muy importante controlarlo a tiempo ya que este tipo de bacterias puede no quedarse ahí, y seguir haciendo daño provocando otro tipo de afecciones. Como por ejemplo la endocarditis infecciosa, que es bastante grave.
  • Infecciones respiratorias: Estas bacterias también pueden derivar en infecciones respiratorias que deben tratarse con cuidado, más si cabe estos días.
  • Cáncer: Otra patología relacionada con las bacterias orales es el cáncer. Existen bacterias orales que están directamente relacionadas con cáncer de páncreas.

La lengua, crucial en la lucha contra las bacterias

La lengua es la reina de tu boca y es esencial para tu salud bucodental. Es tan importante cepillarse los dientes como la lengua. Igual que toda nuestra boca, la lengua está igual de expuesta a las bacterias, restos de comida y demás. Por eso, es importante eliminarlas también de su superficie. A continuación os dejamos un infografía que explica la diferencia entre una lengua sana y otra que no lo está.

cuantas bacterias viven en nuestra boca

Recomendaciones de salud dental para la cuarentena

Desde hace unos días nuestra clínica dental ya no puede permanecer abierta como antes. Solo podemos hacerlo cuando se nos presenten problemas de salud bucondetal graves como flemones, infecciones con dolor, traumatismos dentales o roturas de prótesis. En esta nueva tesitura, donde estamos viviendo una situación totalmente extraordinaria, hemos querido escribir un artículo con recomendaciones básicas de salud dental para que no tengáis que exponer vuestra salud en estas semanas de confinamiento. Si actuamos con cuidado y buena higiene, no tendremos que venir al dentista para ningún tipo de revisión o acontecimiento rutinario. Quedarse en casa es lo correcto y si evitamos originarnos alguna urgencia por descuido mejor.

Por poner un ejemplo rápido: las caries y las enfermedades de las encías son provocadas por la placa. Esta se forma cuando descuidamos el cepillado de nuestros dientes tras las comidas. Lo cual genera problemas severos a medio y largo plazo que tendrás repercusión no solo en nuestra salud dental, sino también en nuestra salud general. Y no es un buen momento para ponerse malo y tener que ir a un hospital… Por eso, queremos compartir con vosotros estas recomendaciones de salud dental para la cuarentena.

Consejos de salud dental para esta cuarentena

  • Cuidar el diente y la estructura en la que se encuentra: Es imprescindible mantener una buena higiene, así como usar hilo dental al menos una vez al día. Por ejemplo, antes de cepillarnos los dientes por la noche.
  • Mejor cepillado: Ahora que tenemos más tiempo y no tenemos apenas prisa, centrémonos en mejorar nuestro cepillado. Realízalo durante más tiempo y mejora tu técnica. Insiste en los recovecos y lugares difíciles de alcanzar, ya que es donde más comida y placa se puede concentrar.
  • No descuides tus encías: Muy poca gente lo hace, pero un correcto masaje de encías con el cepillo las estimula con numerosos beneficios para tu salud, como por ejemplo evitar su inflamación.
  • No descuides tu lengua: Con frecuencia se nos olvida que la lengua es parte de la boca y que también necesita de cuidados. La lengua también almacena restos de comida que deben ser eliminados, por lo que el uso de limpiadores linguales o el propio cepillo son indispensables.
  • Respeta tus dientes: Puede resultar algo obvio, pero muchas veces no lo pensamos. Morder alimentos duros nunca debe ser una posibilidad. Caramelos, chicles pasados, frutos secos… pueden originarte microtraumatismos o pequeñas fracturas en los dientes que deriven en sensibilidades altas, causando un dolor que siempre quedará ahí.
  • Controlar la temperatura de los alimentos: La ingesta de comida muy fría o muy caliente también es perjudicial. Para empezar, podemos quemarnos y tener quemaduras en el paladar, los laterales de la boca o la misma encía. Al igual que con el frío. Además de causar hiperemia pulpar, que consiste en que los vasos sanguíneos de las muelas se inflaman porque reciben más sangre de la que deberían, provocando gran dolor.
  • Evitar alimentos dulces o pegajosos: Ya sabemos que el azúcar es muy perjudicial para los dientes y su salud, y los alimentos pegajosos son muy difíciles de eliminar cuando se depositan en recovecos estrechos de nuestra dentadura. Si podemos evitar su ingesta estos días mejor.

Y esto es todo. Si seguís con precisión estos consejos mantendréis una salud dental sin problema y no tendréis que visitarnos salvo por revisiones. De cualquier modo, si existe alguna urgencia de las mencionadas al principio del artículo, no dudéis en llamarnos.

La boca y los dientes: Aspectos clave

Uno de los rasgos físicos que atrae en primer lugar la atención de las personas es la boca, debido a su capacidad para generar todo tipo de expresiones faciales, gracias a la movilidad de los músculos que la rodean, de los huesos y, por supuesto, de los dientes.

Más allá de la función masticatoria, gestual y estética, la boca es una de las partes del cuerpo humano más versátiles, siendo necesaria para desarrollar diversas y diferentes funciones. Constituye el punto de inicio del aparato digestivo, a través del cual se ingieren los alimentos y se preparan para su deglución. También interviene en el lenguaje, mediante la articulación conjunta de los labios, la lengua y los dientes. Además, la boca participa de forma secundaria y complementaria en la respiración. Sin olvidar que recoge el sentido del gusto, permitiendo la percepción de los sabores y un mayor disfrute de la comida, siempre que tengamos una buena salud oral.

La boca

La boca presenta toda una serie de estructuras que actúan de forma coordinada para permitir el desarrollo de actividades tan diversas como la masticación, la gesticulación o la respiración.

Estructuras de la boca:

  • Labios: Son externos y conformas la parte más visible de la boca.
  • Mucosas: Membranas de color rosa que se unen con las encías y recubren las partes de la boca donde no hay hueso.
  • Encías: Tejidos que cubren los huesos maxilares y rodean a los dientes.
  • Maxilares: Huesos que soportan los dientes. Pueden ser superiores o inferiores.
  • Lengua: Órgano formado por músculos donde se encuentran las papilas gustativas y las glándulas salivales.
  • Paladar: Forma parte del maxilar superior. Su parte anterior (paladar duro) está formada por hueso y su parte posterior (paladar blando) continúa hasta la laringe.
  • Dientes: Estructuras de color blanquecino que se encuentran en las arcadas dentarias, que están a su vez en las encías. Forman dos hileras antagónicas que se conectan en la parte frontal de la boca.

Los dientes

De todas las estructuras que se encuentran en la boca, los dientes son las más importantes. Los dientes son las estructuras más duras del cuerpo humano,, siendo responsables de la trituración y masticación de los alimentos, que deben pasar al tracto digestivo en un estado semisólido para poder ser digeridos.

En edades avanzadas, las personas tienen 32 dientes definitivos, 16 en cada lado de la boca. Se distinguen cuatro tipos de dientes, que se diferencian por su forma y misión.

Tipos de dientes:

  • Incisivos: Ubicados en la parte más central y anterior de la arcada. Son de forma rectangular y tienen el borde afilado para ayudarnos a cortar los alimentos.
  • Caninos: Colocados después de los incisivos. Su forma puntiaguada ayuda al desgarre de los alimentos. Además ayudan a guiar los movimientos de la mandíbula.
  • Premolares: Ubicados entre los caninos y los molares, se caracterizan por tener una doble cúspide. Con ellos se inicia la trituración de los alimentos.
  • Molares: Son los últimos dientes de la arcada. Su superficie horizontal presenta surcos y cúspides y su función es la trituración de los alimentos.

Este conjunto de dientes constituye la dentición definitiva, cuya erupción comienza alrededor de los 6 años de edad. En la infancia, las personas desarrollamos una dentición temporal formada por 20 dientes que llamamos “de leche”, que son más pequeños y más blancos que los definitivos. Los dientes temporales requieren los mismos cuidados que los dientes finales, por que debemos mantener una correcta higiene dental.

Salud dental vs nutrición

Aunque para nosotros es algo que siempre hemos tenido claro, parece ser que para el grueso de la población no lo es. Hablamos del hecho contrastado de que una buena nutrición y alimentación, favorece una buena salud dental. Una alimentación equilibrada protege nuestra dentadura y la salud de nuestros dientes. A través de unos nutrientes, nuestras piezas dentales estarán más fuertes y en mejor estado. Pero no solo la dentadura, sino también las encías y la boca en general. En el artículo de hoy profundizaremos en esa estrecha relación que existe entre la salud dental y la nutrición.

La relación bidireccional entre salud dental y nutrición

Lo diremos claramente, tanto afecta la buena nutrición al estado de nuestra boca, como el estado de nuestra boca a nuestra alimentación. Pues tener una boca sana con piezas dentales en excelente condición nos permitirá comer cualquier tipo de alimento. Y a su vez, comer bien, variado y de manera equilibrada hará de nuestros dientes, un fortín inexpugnable. Obviamente, manteniendo la higiene necesario y el cepillado. Además, el buen masticado hará que la comida llegue a nuestro estómago de manera óptima, ayudando a una buena digestión. Por lo tanto, no es solo mantener una correcta higiene dental para tener los dientes bonitos, blancos y no tener que pagar por empastes y demás intervenciones. Sino que esta además nos ayuda a la salud general, puesto que repercute en casi todo lo demás. Nuestros dientes son más importantes de lo que creemos.

Bacterias y azúcar: Caries y enfermedad periodontal

Cada vez que comemos, bebemos un refresco o agua nuestra boca entra en contacto con numerosas bacterias y agentes que en conjunto forman la placa bacteriana. En ella, estas bacterias se ayudan del azúcar y otras sustancias que se encuentran en los alimentos para producir ácidos que atacan al esmalte. Las bacterias atacan de manera ininterrumpida al diente, por lo que son las causas de caries y otras dolencias que se pueden evitar con una correcta higiene y cepillado. También pueden ocurrir otras patologías como enfermedades periodontales, que afectan a las encías y, en definitiva, al tejido que sostiene los dientes.

Si bien es cierto que mantener una correcta y metódica higiene dental te ayuda a evitar problemas, también es una realidad que personas que consumen alimentos con alto contenido en azúcar, o dietas donde predomina este ingrediente, favorecen la aparición de caries. Sin importar la buena higiene que tengas. Por lo tanto, recomendamos evitar dietas altas en azúcar. Sobre todo, cuando se ingieren alimentos altos en azúcar entre comidas, como los típicos dulces o caramelos.

Alimentos beneficiosos y otros consejos

  • Alimentos como nueces, queso o verduras forman una capa protectora que ayuda a los dientes a neutralizar los ácidos de la placa bacteriana.
  • Reducir consumo de alimentos como pasas, miel, patatas fritas y dulces, que son pegajosos y fibrosos.
  • Caramelos, chicles y pastillas, siempre en versiones no azucaradas.
  • Las bebidas alcohólicas y los tés suelen tener alta concentración de azúcar.
  • Intentar evitar bebidas y refrescos gaseosos fuera de las comidas, ya que contienen ácido fosfórico, una gran amenaza para nuestra boca.
  • El consumo de frutas, verduras y pescado favorece nuestra salud bucodental.

 

Todo lo que tienes que saber del herpes labial

El herpes labial es una infección provocada por el virus del herpes simple. Las también conocidas como calenturas labiales responden a dos tipos de virus de este tipo de herpes: VHS-1 (tipo 1) y VHS-2 (tipo 2). El 1 suele causar infecciones orales leves como el herpes en el labio, y algunas más severas como la queratitis o la meningoencefalitis. El 2, mayormente relacionado con las zonas genitales y sus infecciones, también puede provocar un herpes labial. Aproximadamente el 67% de la población por debajo de 50 años está infectada por el VHS-1 .

Contagio y síntomas del herpes labial

Su contagio es muy simple, pues solo necesitamos un contacto físico con la herida de una persona que esté en ese momento afectada. Boca a boca a través de la saliva, con las manos.. etc. Los primeros síntomas suelen responder a un quemazón o picor en la zona la cual tras dos días afectada, llegarán las temidas ampollas. Tras un período máximo de 2 semanas, estas se romperán liberando el líquido que albergan y comenzando a sanar.

Frecuencia y posibles causas

La cadencia con la que este tipo de afecciones aparecen depende de la salud del individuo. Pero es cierto que existen algunos factores que favorecen la aparición del herpes labial. 

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Menstruación / embarazo
  • Cansancio extremo
  • Quemaduras por luz solar
  • Enfermedades como gripe o resfriado
  • Bajada de defensas por motivos varios

En cualquier caso, las personas afectadas por este virus no se pueden curar, ya que no existe cura para la infección. Lo mejor que podemos hacer es mantener un vida saludable, comer sano y evitar las causas anteriormente mencionadas.