Blanqueamiento dental: Origen, beneficios y contraindicaciones

Con el paso del tiempo, la ingesta de comidas y otra serie de factores (mala higiene, golpes, tabaco..), el color blanco de nuestra dentadura se va perdiendo conforme avanzan los años. Este hecho no es algo que determine el estado de salud de los mismos, sino que con su uso, el esmalte y otra serie de partes del diente van oscureciéndose. Es un proceso natural que rara vez se puede evitar, pero que si que puede tratarse. El blanqueamiento dental profesional es una solución real y asequible para todos aquellos que deseen tener una sonrisa más blanca y brillante. Por eso hoy venimos a hablar en profundidad sobre blanqueamiento dental, cual es su origen, las ventajas que tiene y algunas contraindicaciones. Comenzamos.

Origen del blanqueamiento dental

Se dice que fue en el año 1989 en Norteamérica, cuando los doctores Haywood y Heymann encontraron una solución real al problema de la pérdida de blancura en los dientes. Hasta este momento, muchos lo habían intentado sin éxito, pero es a finales de la década de los 80 cuando se obtuvieron resultados reales y aceptables para el propósito en el que se trabajaba. Básicamente, este primer blanqueamiento dental aceptado mundialmente se basaba en la aplicación de geles de peróxido de carbamida.

A partir de este descubrimiento, las técnicas de blanqueamiento dental han ido mejorando de manera progresiva hasta el día de hoy, donde además de geles, también empleamos otros elementos como lámparas blanqueadoras y demás métodos que ofrecen rápidos y excelentes resultados. Una alimentación correcta y no fumar, junto con la aplicación de determinados tratamientos o el uso de pastas dentífricas que incluyan sustancias beneficiosas para el cometido en cuestión pueden ayudar, pero el blanqueamiento dental como tal siempre se ha considerado como algo profesional.

Tipos de blanqueamiento dental

  • Blanqueamiento por fotoactivación: Método inferior a una hora de duración con el que vemos resultados inmediatos. Combina aplicación de geles con la activación por luz led.
  • Blanqueamiento en casa: Se emplean unas férulas de plástico sobre las que se aplica el gel blanqueador y se las colocará según indique el odontólogo experto en este tipo de tratamientos.
  • Blanqueamiento mixto: Combina los dos tipos anteriores. Básicamente se enfoca en reforzar el tratamiento en casa con sesiones esporádicas de fotoactivación.
  • Blanqueamiento interno: Enfocado a pacientes que tienen piezas dentales a las que no les llega el riego sanguíneo por diferentes motivos. Se debe realizar en la clínica y es totalmente indoloro.

Beneficios del blanqueamiento dental profesional

Las ventajas y repercusiones positivas que tiene el blanqueamiento dental son mayormente estéticas. Pero no hay que menospreciar nuestro aspecto ya que de este dependen, por ejemplo, nuestro autoestima o nuestro estado de ánimo. Ya no digamos la importancia que tiene el aspecto en profesiones de cara al público o de moda.

  • Mejora tu sonrisa: Una dentadura blanca siempre hará destacar más tu sonrisa. Por muy bonita que tengas la dentadura, si esta no luce blanca y brillante no llamará la atención como debería.
  • Mejora el autoestima: No tener complejos a la hora de sonreír nos hará tener un mejor humor, transmitiendo buenas sensaciones a las personas que nos rodean y contagiando el buen ánimo en los demás.
  • No es doloroso, no es caro y es rápido: El blanqueamiento dental es una técnica totalmente indolora que cualquier paciente puede recibir. Además, el precio no es para nada algo fuera de lo común y es asequible para cualquier bolsillo y lo mejor de todo, que los resultados aparecen rápido.

Recomendaciones y contraindicaciones

Como todo en esta vida, el exceso o el mal asesoramiento puede tener repercusiones negativas en la salud de nuestros dientes. Es importante no obsesionarse con tener unos dientes excesivamente blancos, pues el sobretratamiento de blanqueamiento dental puede dañar el esmalte de los dientes. También, existen situaciones en las que los dientes no pueden alcanzar el tono deseado, debiendo realizar otro tipo de tratamientos como el de las carillas de porcelana. Otro apunte sobre los efectos secundarios del blanqueamiento dental (si se abusa del mismo), es que puede aparecer hipersensibilidad en las piezas dentales. Eso sí, es algo temporal que debe desaparecer tras la realización del tratamiento.

Descubre como trabajamos el blanqueamiento dental en Clínica Dental Eduardo López