Caries radicular ¿Qué es y cómo se trata?

Para la mayoría de la población los problemas de caries son la patología dental más común. Normalmente, son los primeros y segundos molares los que experimentan estos problemas de manera más común. Además, esta infección origina agujeros que suelen ser visibles, por el hecho de encontrarse en las partes superiores o exteriores del diente. Sin embargo, no todas las patologías son iguales ni siguen este patrón. En el artículo de hoy trataremos sobre la caries radicular, una de las tipologías de caries más desconocidas entre la población.

¿Qué es la caries radicular?

Aunque de manera más común las caries afectan a las partes superficiales del diente, también hay otros tipos que afectan a las partes internas del diente o a la raíz de los mismos. Cuando una caries afecta a la raíz del diente, hablamos de caries radicular. Por norma general personas con algún tipo de enfermedad periodontal tienen una probabilidad más elevada de ser afectados por esta patología. La causante es la destrucción del tejido periodontal, lo cual expone las raíces de los dientes y los deja vulnerables ante este tipo de afecciones. Por estas mismas razones, las personas de edades elevadas suelen sufrir también de caries radiculares.

¿Cómo se trata la caries radicular?

Debido a que las raíces de los dientes se encuentran más desprotegidas, la caries radicular precisa de un tratamiento de endodoncia que pretende insensibilizar la pieza matando el nervio. O dado el caso, si revista muchísima gravedad, extrayendo la pieza. Por otro lado, las caries radiculares no necesita de reconstrucciones ni restauraciones de coronas dentales, por el hecho de que este tipo de caries solo afecta a la raíz. En el caso de que afectara a otras partes del diente ya estaríamos hablando de otro tipo de caries.

Prevención de la caries radicular

Realmente, prevenir la caries radicular se consigue de la misma forma que el resto de las patologías dental en su mayoría. Un buen cepillado, continuo y después de cada comida. El uso moderado de hilo dental una vez al día, y quizás el enjuague con flúor, sobre todo para personas mayores. Como siempre decimos, la correcta alimentación también ayudará a evitar problemas bucodentales. Siguiendo estos sencillos pasos que todos conocemos podremos mantener un boca limpia y sana por el resto de nuestros días. Además, como es lógico, esto no solo sirve para la caries radicular sino para todo lo que pueda acontecer en nuestra boca.

Sin más que añadir, esperamos que este artículo os haya ayudado. Para leer más artículos sobre odontología visita nuestro Blog