Slider

| PERIODONCIA

La periodoncia se ocupa de prevenir y tratar las enfermedades que afectan a  las encías y los tejidos que soportan los dientes, fundamentales para asegurar la salud, la funcionalidad y la estética de los mismos. Las patologías periodontales más frecuentes son:

Gingivitis: 
Enfermedad bacteriana que produce la inflamación y el sangrado de las encías.

Periodontitis o piorrea: 
Evolución de la gingivitis a un estado crónico que ocasiona bolsas periodontales, abundante sangrado, movilidad dentaria y pérdida de tejido óseo.

Recesiones gingivales: 
Pérdida de tejido que dificulta la higiene bucal provocando sensibilidades o, incluso, caries.

La enfermedad (de la encía) periodontal, que también se conoce como enfermedad periodontal y periodontitis, es una enfermedad progresiva que si está y no se trata puede dar lugar a pérdida del diente. La enfermedad de encía comienza con la inflamación y la irritación de los tejidos gingivales que rodean y apoyan los dientes. La causa de esta inflamación es las toxinas encontradas en placa que causan una infección bacteriana.

Uno de los signos más comunes de la periodontitis que podrás distinguir, es el sangrado frecuente durante el cepillado de los dientes, o la hora de comer.

También hay otros síntomas que puede ser indicativo de sufrir esta enfermedad periodontal:

- Retracción de encías: los dientes se ven cada vez más largos, llegando incluso a verse la raíz del diente.

- Movilidad dental: Los dientes cada vez más sensibles y con mayor movilidad, parece que no estén fijos. Este síntoma se debe a que la enfermedad empieza a afectar al hueso y los dientes pierden parte de su sistema de sujeción.

- Espacio entre los dientes: la encía va desapareciendo entre los dientes dejando "huecos negros" entre diente y diente.

- Abanicamiento de los dientes antero-superiores.

- Dientes sensibles al frío: por la retracción gingival.

- Mal aliento.

- Encías inflamadas y con un aspecto rojo brillante.

- Aumento de la sensibilidad de las encías.

Las encía tiene un color rosado saludable.
En la primera fase de la enfermedad periodontal, las encías aparecen inflamadas y sangran al cepillarse. Habitualmente se ven depósitos de sarro.
Si no se elimina el sarro, la enfermedad prosigue su curso y profundiza. Las encías están más irritadas y sangran al cepillado y espontáneamente. En este estadio, no hay movilidad de los dientes pero se ha empezado a perder hueso.
La encía está más inflamada y ha empezado a retraerse. Se empiezan a ver las raíces de los dientes y aparecen huecos negros entre los dientes. Se nota una ligera movilidad de los dientes. La pérdida de hueso es clara y los dientes pierden sustentación.
La encía se encuentra muy alterada. La estética y la función están afectadas gravemente. Los dientes se mueven claramente porque se ha perdido mucho hueso.
Cada persona tiene un tratamiento y un proceso específico. Lo normal es seguir el siguiente protocolo periodontal:

1.- Visita de diagnóstico y exploración general. Presentación de plan de tratamiento, posibilidades, resolución de dudas y presupuesto.

2.- Estudio periodontal con periodontograma. En casos de enfermedad periodontal avanzada se realiza el análisis microbiológico.

3.- Toma de decisiones a la vista de la situación de las encías: limpieza de sarro, raspados o terapias resectivas, dependiendo de la situación y el grado de evolución de la enfermedad.

4.- Control y mantenimiento.