Implantología en Córdoba
Slider

| IMPLANTES DENTALES

Los implantes dentales permiten reemplazar una o varias raíces dentarias perdidas. La implantología consiste en colocar en el hueso alveolar un soporte de titanio, éste sustituye a la raíz del diente perdido y sobre él se inserta una corona. De esta forma el paciente recupera la doble funcionalidad de la pieza perdida, es decir, la facilidad de masticación y la estética.

Actualmente, gracias a la cirugía guiada por ordenador, es posible la colocación de implantes dentales en un solo día de forma segura y precisa. La implantología oral esta dirigida a la sustitución de alguna/as raíces dentarias perdidas mediante un tonillo de titanio que sirviría de soporte a algún tipo de rehabilitación protésica. Según el tipo de implante y la situación del paciente existen variaciones técnicas.

A lo largo de la historia de la odontología y de la medicina se han utilizado diversos materiales en el proceso de elaboración de los implantes. En la actualidad, sólo el titanio se considera óptimo debido a su resistencia mecánica, compatibilidad con el organismo humano y su oseointegración con el tejido óseo (soldadura biológica entre el hueso y el titanio).

En nuestra Clínica disponemos de equipamientos técnicos que nos permiten hacer un estudio muy preciso del hueso y valorar la situación con exactitud para poder planificar los implantes dentales.
En la reproducción tridimensional del hueso escogemos el tipo, diámetro y longitud adecuada del implante dental y fijamos la orientación más adecuada a la situación real de cada paciente.
La colocación del implante la hacemos sin cirugía utilizando las más novedosas tecnologías.
El tiempo de espera varía entre 2 y 5 meses, dependiendo del hueso y los dientes que se vayan a colocar posteriormente para que las células óseas crezcan y maduren alrededor de la superficie de titanio del implante dental.
Transcurrido el tiempo de integración del implante con el hueso, se toman moldes y medidas para que realizar la corona. En una semana se coloca el diente ya definitivo.
Este tipo de implantología que permite colocar los implantes y los dientes fijos en menos de 24 horas. El paciente puede, de esta manera, recuperar la estética de su sonrisa y la funcionalidad de su boca en tan sólo un día. En este procedimiento se colocan implantes y coronas fijas sobre dichos implantes en la misma intervención reduciendo así al máximo los tiempos de espera, ya que desde el primer día, desde el momento en el cual el paciente sale del gabinete, tiene "dientes fijos".

Cuando hay una pérdida dentaria se producen cambios negativos en la boca. Surgen problemas tanto estéticos como funcionales.
Los dientes adyacentes al diente perdido se mueven, con consecuencias negativas para la articulación mandibular y resto de piezas dentales. El hueso que ya no recibe las fuerzas procedentes de la masticación, sufre un proceso de reabsorción paulatino en altura y anchura, lo cual dificulta la colocación de implantes dentales.
El implante se coloca con anestesia local y no se siente ningún tipo de dolor. Es normal que pasado el efecto de la anestesia, a las 6 horas, se sienta molestia y a las 48 horas esté la zona inflamada. Con el tratamiento habitual de analgésicos y antiinflamatorios no hay especiales molestias.
Es un tratamiento que no tiene especiales complicaciones. En líneas generales serían las mismas que cuando se realiza una extracción de un diente.